martes, 20 de septiembre de 2016

La biblioteca de Wadi

Una lectora de 11 años publica en su blog http://labibliotecadewadi.blogspot.com.ar/ (muy recomendable) un comentario a "La mirada del camaleón". ¿Una futura escritora? ¿Tal vez editora? "Un niño que lee, será un adulto que piensa" ¡Gracias por esta lectura!

  

¿Que pensaria un chico de catorce años a quien no le gusta su vida, de la oportunidad de ser otra persona ?
Nacho no lo pensó dos veces y aceptó la piedra de fuego, sin pensar, que "alguien" se escondia en su poder.

Lo escribió Iván Pittaluga, un escritor con mucha experiencia como docente y tiene varios libros más que todavía no leí, pero que agrego a mi lista de lecturas pendientes. Ojalá escriba una segunda parte. Hace unos meses le escribí y cuando ví su blog me dió la idea de hacer uno, y así nació este.

Es mi libro favorito, lo leí este verano, y todavia sigo releyendolo. Me encanta.
No quiero decir el final pero si siguen leyendo les cuento mis impresiones con más detalles.


Me gusta mucho el personaje de Dondo, es heróico con respecto a lo que le pasa a Nacho, pero real viéndolo desde afuera.
Es mi libro favorito porque no le falta ningún detalle y porque están muy bien hechos los diálogos. También porque no podía parar de leerlo, siempre estaba atrapada con algún personaje o alguna situación.
Además nunca me canso de releerlo.
Mezcla humor con misterio, lo cual lo hace divertido y atrapante a la vez.

Nacho se "esconde" y al hacer eso sus compañeros no saben qué podrían recibir de el, entonces algunos le tienen miedo y como respuesta lo apartan del grupo.En cambio con Dondo pasa diferente porque Nacho  ama los libros y en la biblioteca se siente confiado y puede expresarse.
En su familia no se abre mucho, por eso sus papás se preocupan por él. Cuando descubren algunas cosas (tiene un perfil falso en Facebook, se copia de un compañero, etc.) su enojo se suma a esa procupación. Esto hace que Nacho se sienta rechazado.
Todas estas cosas lo empujan a que tome esa decisión.


¡¡¡¡¡¡LÉANLO!!!!!!

viernes, 22 de enero de 2016

Una lectura a "La mirada del camaleón" por Alejandra Moglia

Caminarán por los corazones de los hombres, 
sentirán sus dolores, beberán sus lágrimas. (p. 220).



El camaleón es un reptil escamoso que tiene la particularidad de cambiar de color según las circunstancias lo que le permite camuflarse en el medio en donde se encuentra. Se suma a esto la particular característica de sus ojos cuya lente es divergente, es decir que puede dirigirlos a puntos diferentes. Es por ello que se dice que  el camaleón es símbolo de transformación, con un ojo mira el pasado y con el otro el futuro.

La mirada del camaleón es una novela escrita por Iván Pittaluga y editada en 2015 por el sello Montena en su serie Infinita. La misma aborda la violencia escolar y su incidencia en el protagonista, un chico de 14 años que es víctima de bullying.

Como muchos adolescentes Nacho Nolte se siente inseguro de sí mismo, no le gustan su cara y su cuerpo, se siente torpe,  fracasado e incomprendido. El problema es que debido al hostigamiento sistemático que sufre en la escuela su subjetividad está extremadamente vulnerada y le invaden la angustia y muchas veces el rencor hacia quienes lo rodean. El chico se ve sometido no sólo a las agresiones de tres compañeros de clase sino a la indiferencia del resto del curso y a las injusticias cometidas por los adultos que deberían darle contención.

Por una circunstancia que en principio supone fortuita y vinculada a las redes sociales, Nacho entra en contacto con un grupo de personas desconocidas que le ofrecen la posibilidad de dejar de ser quien es y vivir otras vidas exitosas para desprenderse de su angustia y sentimiento de fracaso.

A partir de una piedra con forma de camaleón con poderes esotéricos el joven protagonista tendrá la posibilidad de transmutar su yo en otras personas y vivir en sus cuerpos el tiempo que desee, llevando vidas completamente diferentes a la suya. Es por ello que pasará por una serie de circunstancias impensadas en su agobiante y rutinaria cotidianeidad que lo pondrán frente a complejas disyuntivas morales para terminar convirtiéndose en un actor fundamental en la eterna lucha entre el bien y el mal.

En relación al narrador, María Teresa Andruetto (2009) sostiene que “el punto de vista está constituido por la siempre particular voz que narra, por la distancia, vinculación, grado de compromiso y ángulo de mirada que el narrador tiene con respecto a lo narrado”. En el caso de esta novela, hay un narrador en tercera persona que focaliza permanentemente en el protagonista y su perspectiva. Sabe lo que piensa, desea y siente e incluso se apropia de cierto lenguaje adolescente, muy especialmente en lo referido a los apodos.

Además de la voz del narrador, el autor presenta las voces de los personajes por medio de diálogos que los caracterizan.

La mirada del camaleón es una novela de iniciación. Dice María Teresa Andruetto (2003) que en la novela de formación, el personaje se construye a sí mismo en el tránsito y su heroicidad comienza a avizorarse ante una carencia. A partir de su subjetividad vulnerada Nacho Nolte comienza un viaje incierto que lo enfrenta a intensas luchas internas y  peligros inminentes que le obligarán a tomar una decisión fundamental con respecto a su vida iniciando un verdadero proceso de transformación y crecimiento personal a partir del cual podrá resignificar las relaciones con los otros.

El autor ha trabajado, además, en torno a intertextualidades y referencias a obras literarias clásicas como, por ejemplo, El señor de las moscas de William Golding o El extraño caso del doctor Jekyll y Mister Hyde de Stevenson, desafíando al lector para que reponga los espacios vacíos del texto y lo resignifique. Por otra parte, si bien el protagonista no se parece al rebelde Holden Caulfield creado por Salinger, sí podríamos decir que comparte con él su mirada con respecto al mundo de los adultos que se manifiesta como el gran antagonista de Nacho Nolte: los adultos no comprenden su angustia, su sensibilidad, su sufrimiento, no saben lo que le pasa o no les interesa. Se manejan de manera hipócrita y estereotipada. Hay un agravante terrible y es que un profesor de la escuela incentiva el acoso que él sufre a través de burlas y calificativos inadmisibles hecho que debiera implicar tanto la condena social como una sanción de carácter legal. Sin embargo, esto no sucede.

Con el correr de la historia algunos de esos adultos irán tomando conciencia y haciendo unmea culpa de sus actos y omisiones que han sido tan perjudiciales y dolorosas para el chico. La única excepción dentro de este mundo hostil es Dondo, el bibliotecario de la escuela, quien desde un primer momento escucha al adolescente y le ofrece su ayuda, transformándose en un sostén muy importante para él muy especialmente porque entre ellos se ha generado un vínculo muy fuerte de confianza.

Es muy interesante la propuesta del autor, ya que a diferencia de otros textos literarios que abordan la temática del acoso escolar, en éste en particular se introduce el elemento fantástico para dar rienda suelta a una historia en la que convergen las problemáticas adolescentes, la violencia escolar, las tensiones con el mundo adulto  y los planteos éticos esenciales junto a secretos milenarios vinculados a los antiguos egipcios y a la búsqueda de la inmortalidad dando origen a un relato con ingredientes de suspenso y, también, de misterio en el que lo fantástico surge en el medio de la cotidianeidad y no se manifiesta totalmente escindido de la realidad. Alejandra Moglia.

Corpus literario
Pittaluga, Iván. (2015). La mirada del camaleón. –Buenos Aires : Montena. (Serie infinita).
Bibliografía
ANDRUETTO, María Teresa. (2009). “Algunas cuestiones sobre la voz narrativa y el punto de vista”. En: HACIA una literatura sin adjetivos. Córdoba : Comunicarte (La ventana indiscreta).
ANDRUETTO, María Teresa (2003). “Pasajero en tránsito”.  En: Revista Imaginaria, 17 de septiembre de 2003. Disponible en: http://www.imaginaria.com.ar/11/1/andruetto2.htm
LLUCH, Gemma. (2004). Cómo analizamos relatos infantiles y juveniles. Bogotá: Norma. (Catalejo).


Fuente: https://lamemoriayelsol.wordpress.com/2015/12/30/una-lectura-de-la-mirada-del-camaleon-de-ivan-pittaluga/

viernes, 27 de noviembre de 2015

Saberse amado, saberse capaz (2da Edición)


En noviembre de 2015 apareció la 2da edición de "Saberse amado, saberse capaz", con ligeras correcciones. Lo editó Logos, que cambió el diseño de la tapa. Para hablar de este tema en reuniones de padres fui invitado por varios colegios, entre otros: el Colegio Santa Brígida, el Colegio Monseñor Dillon, el Colegio Arrayanes (Garín), el Colegio Mater Ter Admirábilis, el Colegio Sagrada Familia (Bellavista), el Colegio Holy Cross y también fui a las ciudades de Trenque Lauquen y Paysandú. Me gusta terminar esos encuentros con la frase: "No prepares el camino para el niño, prepara al niño para el camino".

viernes, 13 de noviembre de 2015

Estudiando para ganar



Cuando el libro "Cómo cosechar buenas notas" se agotó, recibí la propuesta de reeditarlo. Sin embargo, preferí reescribirlo para que resultara más concreto y accesible a sus lectores. Es un libro destinado a alumnos de 13, 14 y 15 años. Para su elaboración me ayudó mucho la lectura de"El aprendizaje pleno", de David Perkins (Paidós), donde propone un interesante giro de perspectiva en la enseñanza: dar al alumno una versión para principiantes del juego completo, como se hace en los deportes, y después, sí, fortalecer las partes difíciles. Así, a partir de la metáfora del fútbol, a los lectores les resultará más comprensible por qué conviene adquirir hábitos de estudio, ser respetuoso, organizado, perseverante, reflexivo. Es un libro breve, ameno y -eso espero- estimulante. Fue presentado el 3 de noviembre con ocasión del número 70 de la revista Sembrar Valores, que compartió la edición con Logos.

lunes, 3 de agosto de 2015

La mirada del camaleón

En 2010 envié a un concurso un escrito titulado "La piedra de fuego". Trataba sobre un chico con baja autoestima, que era objeto de bullyng y que envidiaba las vidas ajenas. Un personaje lo contactaba a través de su red social y le entregaba una piedra, que le permitía transmutarse en otros. Con entusiasmo, el protagonista empieza a viajar pero lo que encuentra no es lo que se imagina. Era un texto de unas cien páginas. No tuvo éxito en el concurso, ¡menos mal!
El tema de la autoestima me interesaba mucho y me puse a investigar (el resultado fue el libro "Saberse amado, saberse capaz" que apareció en 2012). A finales de 2011 -el 23 de diciembre- , por sugerencia de un amigo envié a Sudamericana la novela (que entonces se llamaba "La piedra Esmeralda") y por mail, un breve resumen del libro. En febrero me llamaron Mariana Vera y María Amelia Macedo para una entrevista. El proyecto les interesaba pero había que trabajarlo más. Bastante más. Llevó tiempo mejorarlo. En parte, porque mi dedicación a la escritura se reducía a los fines de semana y a algún feriado. Trabajo de docente full time y además estaba cursando mi profesorado en la UTN. Y en parte también porque había mucho que corregir, tarea que continuó hasta junio de este año. En agosto de 2015 se publicó. En los cinco años que pasaron entre el primer borrador y la edición que llegó a las librerías, fueron varios escritores amigos los que me ayudaron. Mónica Cincinnati y Alejandro Tloupakis (que junto a Elsa Todoroff trabajan en un equipo que conforma "Entrelíneas", un taller de escritura de muy buen nivel) fueron los primeros. Más adelante, trabajé con Marcelo di Marco las escenas de acción del libro. Un gran amigo, bombero (Miguel del Castillo) me asesoró en el episodio del incendio. Varios alumnos del colegio Los Molinos, donde trabajaba entonces, entre ellos Matías Albinati, me hicieron una buena devolución. En Bogotá, mientras asistía a un congreso de literatura infantil, conseguí un libro ("Cómo no escribir una novela", de Mittelmark y Newman) que me ayudó a detectar los puntos débiles del escrito. Más tarde, trabajando ya en el colegio San Juan el Precursor, un alumno -Felipe Sorondo- gran lector de libros de este estilo, aceptó leerlo y me hizo unas observaciones muy agudas. Y finalmente, trabajamos con Liliana Bodoc en la redacción final. Todavía habría algunos cambios y ajustes de detalle, que hice bajo la guía de las editoras Maria Amelia Macedo, Paula Alvarez Arbelaís y Rodrigo Saez. El libro ahora de 270 páginas, ya formaba parte de la serie Infinito, de Montena.

http://www.megustaleer.com.ar/libros/la-mirada-del-camaleon/9789873820113

sábado, 8 de marzo de 2014

Travesuras (Antología)

Ediciones Mis Escritos (http://www.misescritos.com.ar/ ) organizó en 2013 su Primer Certamen de Literatura Infantil.

Participamos 296 escritores de 27 países.

Envié el cuento "¿Para qué están los amigos?", que trabajamos en el taller con Verónica Suckazer y obtuve una mención de honor en la categoría C (para chicos de 9 a 12 años).

La entrega de premios fue el sábado 8 de marzo en el salón Jorge Luis Borges, de la Biblioteca Nacional.

Los cuentos premiados fueron incluidos en una antología titulada "Travesuras", ilustrada por Gabriela Migliano, quien junto a Jorge Baudés y Cristina Beatriz Monte fueron los jurados del concurso.